No se puede prescribir una medicina a quien necesita un bocadillo