Mindfulness, ¿moda o autenticidad?