Si no me comparto, ¿quién soy?